5 Pasos para crear una estrategia de marketing digital

Hace unas pocas semanas, te contábamos la importancia de contar con una estrategia digital, y hoy venimos a explicarte qué debes hacer para crear una estrategia de marketing digital efectiva

Para comenzar, te refrescamos la memoria sobre el concepto “marketing digital”: “se entiende como aquella actividad que describe y diferencia a una marca en Internet, por medio de la comunicación digital. Busca alcanzar a potenciales clientes a través de buscadores, redes sociales, sitios web y correos electrónicos, entre otros.” 

Ahora sí, entiendes por qué es tan necesario elaborarla correctamente, ¿verdad?

Por supuesto, se trata de un proceso elaborado que conlleva diversos aspectos, entre ellos, los siguientes 5 pasos para desarrollar una estrategia de marketing digital.

1. Análisis de la situación inicial 

En este punto, se identifica el porqué se necesita una estrategia, ya sea la primera que se hace o un replanteamiento de la inicial. 

Para crear una estrategia de marketing digital que funcione, es necesario un análisis en profundidad tanto de los aspectos internos de la empresa como de los aspectos externos.

  • Factores internos: estructura de la empresa, producto o servicio que se ofrece,  recursos económicos y humanos, objetivos, etc.  
  • Factores externos: competencia, el buyer persona al que nos dirigimos etc.

Solo así conseguiremos alcanzar los objetivos establecidos. 

Para resumir y visualizar las conclusiones, lo ideal es plasmar todo en un análisis DAFO. El análisis DAFO es un informe básico cuyas siglas significan Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Debilidades.

2. Definición del público objetivo 

La clave para que nuestro contenido alcance un target de interés, es conocer bien a nuestro público objetivo, para ello te recomendamos establecer quién es tu buyer persona.

Para comenzar, debemos entender cuál es la segmentación del público 

  • B2B (Business to business): cuando está enfocado a otras empresas. 
  • B2C (Business to customer): cuando está enfocado al cliente final. 

Para complementar esta segmentación, nos basaremos en las siguientes variables:

  • Sociodemográficas: principalmente son datos de edad, sexo, localización, nivel formativo. Un primer análisis de quién va a consumir el producto o servicio.
  • Socioeconómicas: Se considera principalmente el nivel de ingresos. 
  • Psicográficas: datos cualitativos. Aquí nos ponemos en la piel del cliente y tratamos de entender sus necesidades, gustos, personalidad y su proceso de decisión a la hora de comprar un producto o servicio.

Finalmente, es imprescindible entender cuál será el comportamiento de nuestro buyer persona durante todo el proceso de conocimiento y/o familiarización con la marca y el proceso de consideración a la hora de plantearse una decisión, para así lograr la máxima conversión posible. 

Para ello recurrimos al: 

  • Público objetivo: grupo de personas que quieren y/o necesitan lo que nuestro negocio pude ofrecerles y, por esa razón, serán mucho más propensos a consumir nuestros productos y a contratar nuestros servicios profesionales.
  • Customer journey + embudo de conversión: concepto que define la ruta que siguen los usuarios en el sitio web para alcanzar un objetivo determinado (rellenar un formulario, solicitar un presupuesto, realizar una compra, etc.). 

 

 

3. Establecer objetivos 

Tras analizar la situación inicial y definir nuestro público objetivo, el siguiente paso es fijar los objetivos. Es uno de los puntos más importantes para crear una estrategia de marketing exitosa. 

De este paso dependen las estrategias que podamos establecer posteriormente, así como las tácticas y elementos de medición que nos permitan analizar y justificar las acciones que realizaremos. 

Para definir dichos objetivos, nos basaremos en el sistema SMART, que se desglosa de la siguiente forma:

  • Específicos (Specific): deben ser concretos, sin abstracciones. 
  • Medibles (Measurable): también deben ser cuantificables, para que podamos medir su alcance. 
  • Alcanzables (Achievable): objetivos realizables, alcanzables y, para ello, es importante tomar como base los resultados del DAFO. 
  • Relevantes (Relevant): tienen que ser adecuados a nuestro negocio. 
  • Limitados en el tiempo (Targeted and Time Bound): tiempo en el que debe alcanzarse el objetivo.

Para visualizarlo de forma más clara, te desarrollaremos un ejemplo de una empresa cuyo objetivo es la Captación de Leads. 

  • (S) Aumentar la comunidad de mi marca en Instagram.
  • (M) Aumentar en un 50%, 6.000 followers más.
  • (A) Gracias al Social Media Plan y campañas periódicas.
  • (R) Llegar a un target más amplio y mejorar la reputación online.
  • (T) Alcanzarlo en un año.

En resumen, duplicar la comunidad del perfil de empresa en Instagram en un año gracias a un Social Media Plan, bien definido, de forma que exista un tándem entre contenido de valor y campañas que permitan dinamizar y aumentar la comunidad. 

4. Definición de la Estrategia de Marketing

Llegados a este punto de la estrategia digital, deberemos tener muy en cuenta el tipo de negocio sobre el que estamos trabajando, así como los objetivos marcados. 

Un paso clave es establecer una estrategia realista sobre cómo alcanzar los objetivos. Lo más recomendable es comenzar con funciones básicas y luego ir especificando las acciones. 

Tras establecer las estrategias, definiremos las acciones a llevar a cabo, y dentro de ellas, las especialidades necesarias para alcanzar los objetivos. 

Algunas de las especialidades de marketing que más usamos en Góbalo son: 

Dentro de cada acción, deberemos establecer una lista de puntos a seguir que posteriormente podamos fijar en nuestro calendario para establecer el orden y el momento de su realización.

 

5. Análisis de los resultados

Por último, para comprobar que nuestro plan de marketing está rindiendo correctamente, o para llevar a cabo modificaciones si fuese necesario, hay que analizar los resultados que se han implementado. 

Para ello, es importante el uso de los KPI (Key Performance Indicators), que se traduce como “indicadores claves de desempeño”. Estos indicadores son todas las variables, factores y unidades de medida para generar una estrategia de marketing.

Por lo tanto, si al realizar nuestra estrategia establecemos los KPI’s que analizaremos, será más sencillo hacer un seguimiento de los resultados. 

Lo ideal es revisar los resultados de forma periódica, por ejemplo, con informes mensuales que plasmen el seguimiento de las métricas establecidas. 

Estas fases son las principales que debería tener cualquier plan de marketing. Además, si lo consideras, se pueden añadir más componentes acordes a tus objetivos para ayudarte a conocer y entender a tu público objetivo y las distintas estrategias para conseguir tus metas de empresa. 

 

¿Quieres crear una estrategia de marketing digital que impulse tu negocio? Consulta nuestros servicios y contacta con nosotros para más información. 

 

También puedes encontrarnos en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram, LinkedIn y Twitter.

 

¡Hasta el próximo artículo!

 

About the author / gobalo2018

Deja una respuesta