Pautas para que el contenido sea el rey

Si queremos crear un contenido que destaque por su originalidad, que interese a la audiencia y que no resulte intrusivo debemos tener en cuenta una serie de pautas antes de ponernos manos a la obra.

1. Aportar valor.

¿Tu contenido es realmente interesante? Piensa que hoy en día, gracias a internet, todo el mundo tiene acceso a una gran variedad de información. Además, la mayoría de los usuarios que frecuentan las redes sociales suelen estar a la última. Por todo esto, es aconsejable que el material que lancemos siempre aporte un valor añadido, algo que el destinatario no conozca de antemano y que haga que lo que le cuentas le resulte de interés.

2. Utilizar los canales adecuados.

No meterías a un elefante en una cacharrería, ¿verdad? Entonces… ¿por qué lanzar un contenido en Twitter cuyo público y ecosistema, por sus características, sea el de Linkedin y viceversa? Es muy importante, a la hora de elaborar y gestionar la programación para las diferentes redes sociales, tener en cuenta qué público hay en cada una de ellas y a partir de ahí elegir si nos interesa o no de cara a alcanzar el objetivo concreto que se presenta dentro de la estrategia.

3. Una imagen vale más que mil palabras.

Un importante poder de las redes sociales es el de las imagen. Aquí se cumple la famosa frase de “una imagen vale más que mil palabras”. Y así es. El contenido que posteamos funciona mucho mejor si va acompañado de alguna imagen, gif o vídeo. Por tanto, es conveniente tener en cuenta este aspecto al elaborar las estrategias de contenidos para los perfiles de las diferentes marcas.

4. Exprimir el contenido.

A veces los contenidos no se aprovechan lo suficiente y se convierten en algo de usar y tirar. Sin embargo, ¿por qué no utilizar algo que sigue teniendo valor? Dale una vuelta a lo que ya habías contado, búscale un lado que no habías potenciado en anteriores posts y crea un contenido nuevo a partir de aquello que todavía tiene mucho jugo. Recuperar posts es una buena opción para llegar a los usuarios a los que anteriormente no se había alcanzado.

5. Tener en cuenta la importancia de medir.

De nada sirve crear un buen contenido si después no medimos su funcionamiento. ¿En qué red ha funcionado mejor? ¿Cuál es el público que mejor ha reaccionado ante él? ¿Qué temas resultan más interesantes? ¿Cuáles debemos descartar o darles una vuelta? Son aspectos que solo a través del análisis y la medición podemos valorar para optimizar aún más las siguientes acciones que se lleven a cabo.

Deja un comentario