Rich Snippet, Metainformación 2.0

Actualmente, para que nuestra web «exista» en internet, tenemos que conseguir que aparezca en los buscadores (Google, Bing, Yahoo…) y pelear por los primeros resultados  con el objetivo de aumentar su notoriedad. Para ello, hay que dotar a nuestra página de un contenido que, además de ser atractivo para el visitante, sea interpretable para estos motores de búsqueda y esto se puede conseguir usando metainformación.

La metainformación es el modo tradicional por el cual una web facilita a los motores de búsqueda información sobre sus sitios. Las metaetiquetas se añaden a la sección <head> de tu página HTML y normalmente tienen el siguiente aspecto :

[html]

<html lang=»es»>
<head>
<title>Escucha Dropkick Murphys</title>
<meta http-equiv=»Content-Type» content=»text/html; charset=utf-8″ />
<meta name=»title» content=»Escucha Dropkick Murphys» />
<meta name=»description» content=’Escucha una canción de su último disco Signed and Sealed in Blood de la banda de Boston Dropkick Murphys’ />
<meta name=»keywords» content=»Dropkick Murphys, Irish rock, Signed and Sealed in Blood, Boston, Music, Songs» />

[/html]

Dando como resultado algo similar a esto:

Ejemplo de búsqueda orgánica tradicional
Ejemplo de búsqueda orgánica tradicional

El futuro

Estos robots de búsqueda analizan palabras y términos, sacan relaciones entre ellas y las catalogan según su criterio. Pero, por muy avanzados que sean, si en nuestra web tenemos el término «T-800» ¿Cómo sabe si hablamos de una cámara de fotos de nuestra tienda, una canción o [SPOILER] del asesino del padre de John Connor? Pues para poder «explicarle» a los navegadores cómo se cataloga el contenido de nuestra web, y no solo la información de cabecera, existen los fragmentos enriquecidos.

Desde 2012, los motores como Google han empezado a fomentar el uso de los fragmentos enriquecidos (o Rich Snippet). Esta nueva forma de etiquetado hace que toda nuestra web pase a ser semántica, o lo que es lo mismo, que toda nuestra web (y no solo la cabecera) pase a ser un contenido que los buscadores pueden entender e interpretar como nosotros le decimos.
Si Google comprende el contenido de las páginas de tu sitio, podemos crear fragmentos enriquecidos con información detallada que sirva de ayuda para las consultas específicas de los usuarios. Por ejemplo, el fragmento de un restaurante puede mostrar el promedio de intervalo de precios y opiniones; el fragmento de una página de recetas puede mostrar el tiempo total de preparación, una foto y la calificación de la reseña de la receta; y el fragmento de un álbum de música puede enumerar canciones junto con un enlace para reproducirlas. Estos fragmentos enriquecidos ayudan a los usuarios a saber si un sitio es relevante para su búsqueda y pueden aumentar el número de visitas que reciben las páginas de ese sitio.

Existen 3 tipos de Rich Snippets que podemos utilizar:

  1. Microdatos
  2. Microformatos
  3. RDFa

Explicaremos en el vídeo la primera opción: Los microdatos. Escogemos esta opción porque es la que, a nuestro gusto, tiene un lenguaje de etiquetado más amigable y de fácil comprensión. Además, sigue la nomenclatura de Schema.org, la cual se trata de una convención de nombres en los que se han puesto de acuerdo Google, Microsoft y Yahoo (todo un logro).

Con esta forma de etiquetado, podemos llegar a tener resultados de búsqueda muy atractivos. Como en el caso de una página de música:

Búsqueda Rich Snippet: Música

Como segundo ejemplo, si buscásemos un producto que comprar:

Búsqueda Rich Snippet: Productos

Finalmente, para probar y verificar si el buscador interpretará correctamente nuestros fragmentos enriquecidos, podemos usar una herramienta de Google en Webmaster Tools:

https://www.google.es/webmasters/tools/richsnippets

1 comentario

Deja una respuesta